La Astronomía


La astronomía es la ciencia que se dedica al estudio de los astros y, en general, de todos los fenómenos que tienen lugar por fuera de nuestro planeta.

Hace unos 5.000 años, a Mesopotámia, existieron los primeros astrónomos. Eran los sacerdotes que contemplaban el cielo y que consiguieron predecir los eclipses. Además, en determinar la duración de las fases de la Luna y de las estaciones, fenómenos que hasta entonces no se había mesurado, aunque era un hecho permanente e n la vida de todos, contribuyendo a mejorar las técnicas agrícolas empleadas en la época. Este aparentemente pequeño avance técnico supuso poder adaptar las faenas del campo a las características de las estaciones que se sucedían y predecir los cambios.

Estos astrónomos-sacerdotes, por el contrario, desconocían por completo los mecanismos que rigieron estos fenómenos celestes y los interpretaban como intervenciones de los dioses. De esta manera, la astronomía nació íntimamente ligada a la religión y a la mitología.

Los antiguos griegos, los creadores de la ciencia como la llamamos en nuestros días, estudiaron también el cielo y dieron una explicación a los fenómenos misteriosos de los eclipses. Además, con la ayuda de sus cálculos sobre los cuerpos celestes consiguieron por primera vez determinar con gran exactitud el radio de la Tierra.

También otros pueblos de la antigüedad se dedicaron con las mismas finalidades a esta rama del saber, como los indios y los egipcios. Ptolomeo, gracias a sus observaciones y mesuras, estableció un sistema global del mundo donde la Tierra era el centro absoluto y todos los planetas y otros astros giraban alrededor de ella. Esta idea se mantuvo vigente como dogma a lo largo de casi 1.500 años.

Mientras que a la Europa medieval la astronomía quedaba estancada sin nuevos avances, a América los astrónomos aztecas permitió establecer calendarios de gran precisión y hacer cálculos matemáticos sobre los astros. Pero hacia el siglo XVI la situación cambió. Copérnico fue el primero que recogió las nuevas ideas del pensamiento científico que estaban naciendo, y después de 25 años de observaciones llegó a la conclusión que la Tierra no era el centro del Universo, sino el Sol. Esto fue una revolución para la época y también el nacimiento de la astronomía moderna.



La Astronomía Moderna



A partir de Copérnico se empezó a estudiar de nuevo el firmamento con criterios científicos y esta vez con la ayuda de nuevos instrumentos que se estaban inventando. Los telescopios permitieron por fin hacer observaciones científicas. Grandes nombres de estos tiempos de la astronomía son Tycho Brahe, Kepler, Galileo y Newton, que contribuyeron decisivamente a abandonar la idea que la Tierra era el centro del Universo, cosa que confirmó la idea de Copérnico.

A mesura que iban mejorando los instrumentos de observación se descubrieron nuevos cuerpos celestes, como los satélites de diversos planetas, y se pudo calcular la órbita de los cometas. Finalmente, se consiguió averiguar con exactitud la órbita de los planetas que formaban el sistema solar y comenzó el estudio de otros sistemas. De esta manera, la astronomía situó nuestro planeta en el universo, cada vez más grande a mesura que se explotaban mundos más lejanos.

Así, veremos como es el sistema solar en su conjunto y también visitaremos cada uno de los nueve planetas conocidos hasta hoy que le forman, incluso el nuestro, y también la Luna y el cinturón de asteroides. Hasta algunos de ellos han llegado ya naves espaciales y han cogido muestras de su suelo, por eso sabemos desde mediados del siglo XX datos que hace un siglo parecía por completo imposible de adivinar.

Pero nuestro sistema solar no es único y nuestra estrella, el Sol, es nada más uno de dimensiones medias, situado en uno de los extremos de nuestra galaxia, uno de muchos que forman el universo. La astronomía estudia todos estos cuerpos celestes y fenómenos que tienen lugar fuera de nuestro pequeño planeta, como son los cometas, las galaxias y las nebulosas, las estrellas enanas, las supernovas o los misteriosos agujeros negros.



El Sistema Solar


Entre las miles de estrellas que constituyen nuestra galaxia hay una de media medida, que se encuentra situada en uno de los bordes y que tiene un interés especial para nosotros, ya que vivimos cerca, se trata del Sol. Esta estrella singular. Junto con el resto de los planetas que giran orbitando a su alrededor, constituyen lo que llamamos el Sistema Solar. Está formado por los nueve planetas conocidos hasta ahora, además de sus satélites, y una franja de restos rocosos que forman el llamado cinturón de asteroides, situado entre Marte y Júpiter, y que podría ser el material de un antiguo planeta destruido.

El Sol y sus Planetas:

Las dimensiones del Sol son superiores a las de cualquiera de sus planetas, ya que el más grande de ellos, Júpiter, tiene un diámetro diez veces inferiores. Además, la masa que forma el sistema solar está concentrada en casi el 99% y lo que sobra se distribuye entre los planetas. Estos giran a su alrededor en órbitas más o menos circulares. El tiempo que necesita para completar esta órbita es lo que llamamos año, que en el caso de la Tierra son unos 365 días. Pero el año es variable, según como esté de lejos el planeta del Sol. El más corto es el de Mercurio, que dura nada más que 88 días, mientras que el más largo es el de Plutón porque equivale a 348 años terrestres.

Tipos de Planetas: Hay dos grupos principales de planetas:

1. Los planetas Terrestres:

Son los más internos en el sistema solar y son Mercurio, Venus, la Tierra y Marte. Son llamados terrestres porque tienen una superficie rocosa compacta, como la de la Tierra. Son pequeños y tienen una densidad relativamente alta. Los planetas Venus, Tierra y Marte tienen una atmósfera significante mientras que Mercurio casi no tiene.

2. Los planetas Jovianos:

Son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Se les conoce como planetas Jovianos (relativos a Júpiter) puesto que son gigantescos comparados con la Tierra, y tienen naturaleza gaseosa como la de Júpiter. Loa planetas Jovianos son también llamados los "gigantes de gas", sin embargo algunos de ellos tienen el centro sólido.

Plutón es el planeta más pequeño y con los posibles nueve planetas que se descubran formaría los planetas exteriores.

El Origen:



Hace unos 5.000 millones de años el lugar que hoy ocupa el sistema solar estaba lleno de polvo y gas, procedente parece ser de una supernova que había explotado anteriormente. Todo este material comenzó a condensarse gracias a la fuerza de la gravedad. Se formó así un núcleo denso que agrupaba a la mayor parte de toda la masa, así surgió al Sol. El material sobrante formó un tipo de disco alrededor de esta estrella. Los choques entre las partículas de polvo y entre las pequeñas rocas provocaron también que se condensaran alrededor de determinados puntos, cosa que originó las masas que llamamos planetas.

Ley de Bode:

Este astrónomo encontró una curiosa relación numérica entre las distancias que guardan los planetas respecto al Sol. Primero se hace una serie numérica formada por el 0, que sería Mercurio, el 3, que sería Venus, las cifras iguales restantes siempre el doble del anterior, representando los planetas restantes. Si sumamos 4 a cada cifra y dividimos por 10, se obtiene una nueva serie en el que el 1 es la distancia de la Tierra al Sol y donde cada cifra coincide casi exactamente con la distancia del planeta correspondiente a nuestra estrella.

Satélites:



El sistema solar está formado por diferentes pequeños sistemas, llamados planetarios, que se rigen por las mismas leyes que unen al Sol con sus planetas. Cada uno de estos sistemas está formado por un planeta y uno o más satélites que giran a su alrededor. Los planetas terrestres tienen pocos satélites: Mercurio y Venus ninguno, Marte 2 y la Tierra 1. Los planetas gigantes, en cambio, tienen muchos: Júpiter 16, Saturno 23, Urano 15 y Neptuno 8. Por último, Plutón como los planetas terrestres, tiene sólo un satélite.